Mourn, estrenándose en la Sala Apolo a lo grande

9 Feb

Mourn Sala Apolo BarcelonaEl pasado domingo Mourn se estre­na­ron en la Sala Apolo de Bar­ce­lona a lo grande, dejando a sus espal­das un 2014 increí­ble con el pro­pó­sito de demos­trar por­qué han logrado lle­gar donde han lle­gado: en uno de los sellos dis­co­grá­fi­cos más pres­ti­gio­sos de Esta­dos Uni­dos (Cap­tu­red Tra­cks) y girando por un buen puñado de ciu­da­des euro­peas y norteamericanas.

Su debut, desde luego, ha dado mucho de sí (en este casa nos cau­tivó a la pri­mera de cam­bio), pero por ver estaba cómo defen­de­rían su rock ‘n’ roll de cariz noven­tero en una señora sala como Apolo, y espe­cial­mente, cómo influi­ría su insul­tante juven­tud en una puesta en escena de este cali­bre. 

Como decía­mos, había expec­ta­ción por ver­los, una sen­sa­ción que se hacía pal­pa­ble entre el público, que no se pres­taba espe­cial­mente eufó­rico, pero sí atento y agra­de­cido a cada manio­bra del cuar­teto. Con éste ya en la pales­tra, y tras un arran­que enmar­cado por una tor­menta de gui­ta­rras, Jazz entonó el pri­mer “Oh, ‘Your Brain is Made of Candy’” que aca­lló a la masa. Allí pudi­mos com­pro­bar la pureza de su pro­puesta, la vida que rebo­san en con­junto y la segu­ri­dad y natu­ra­li­dad con la que tocan y explo­sio­nan, respectivamente.

Poco a poco, fue­ron entrando en calor, con un Anto­nio en la bate­ría que acabó exhausto, des­ca­mi­sado, tirando las baque­tas por los aires. Leia, situada en el cen­tro del esce­na­rio, acom­pa­ñaba impa­si­ble al bajo des­po­jada de cual­quier ner­vio­sismo (recor­de­mos que solo tiene 15 años). Por su parte, Carla y Jazz, fir­mes y segu­ras con sus gui­ta­rras, nos brin­da­ban bre­ves expli­ca­cio­nes para algu­nos temas desde un extremo y otro del esce­na­rio: “esta can­ción la com­pu­si­mos en el patio del cole”, aña­dían para la loco­mo­tora de ‘Misery Fac­tory’. ‘Pillip­hius’ –el nom­bre de un artista inven­tado– o el sin­gle ‘Oti­tis’ des­va­ne­cían cual­quier atisbo de duda acerca de su sonido, que se pre­sentó claro y con­tun­dente desde el pri­mer minuto.

Hubo tiempo para cono­cer algu­nas pis­tas de su pró­ximo EP (que verá la luz en pri­ma­vera), como ‘Ger­tru­dis’ –que se adver­tía cer­cana a la misma línea del disco– o “la her­mana de Oti­tis”, que si no recuerdo mal se titu­laba ‘Angines’. Hasta pre­sen­ta­ron un pri­mer tema en cata­lán que hablaba sobre Sal­va­dor Dalí. Con él, lle­ga­ron los últi­mos com­pa­ses del con­cierto: Mars­hall’, un chu­tazo de rabia y adre­na­lina en toda regla; ‘Jack’, dedi­cada a aquella/s persona/s que odian, y el pre­miado tema por Pitchfork/cierre de órdago del disco, ‘Sil­ver Gold’, que pon­dría el bro­che de oro a una cita donde la gente arropó cada inter­ven­ción de la banda con un sen­tido aplauso.

Obviando su escasa expe­rien­cia en tocar en salas gran­des y en saber mane­jar a un público tan nume­roso (la Apolo esta­ría en un 60%), Mourn ofre­ció un con­cierto sin alti­ba­jos; enér­gico, tajante y de bue­nos pro­pó­si­tos. Salie­ron por la puerta grande, como lo que son: pro­ba­ble­mente, uno de los gru­pos espa­ño­les con más pro­yec­ción internacional.

Agra­de­ci­mien­tos a Sones por la invi­ta­ción

Màrius Riba (vía indielogía)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: