Las mejores canciones de 2014

30 Dic

top1Después de publicar nuestro ranking de mejores álbumes internacionales de 2014, nos lanzamos con los mejores temas del año. Para esta lista he querido tener en cuenta las canciones más significativas de algunos compañeros y bloggers a los que sigo habitualmente. La mayoría de ellos (faltan bastantes) son los responsables de que descubra la música que suelo compartir por aquí, así que, de alguna forma, este post va dedicado a ellos. Gracias por vuestro tiempo. Estas han sido las canciones más destacadas del año:

Made Violent/ You Had It Easy:
Sin duda la propuesta de Made Violent me ha calado hondo este año. No solo por la frescura que desprende, que es mucha, ni por el evidente espíritu strokiano que denotan cada una de sus demos. Además del fantástico cuadro que presentan (apuntan a convertirse en los nuevos herederos de los Strokes), estos chavales de Nueva York fabrican canciones que enganchan a la primera de cambio. A ‘You Had It Easy’ me remito: para mi, su mejor carta de presentación, el tema que mejor les define y que viene a reivindicar el indie rock de toda la vida. Es para no perderles de vista. -Màrius Riba (Indiecados)-

Ty Segall/ Feel:
Y el bueno de Ty atacó de nuevo sacando otro más. De entre las perlas de “Manipulator” destaca esta canción sin duda, por sí sola llena y hace que el disco valga la pena. Es un tema completo, no le falta ni sobra nada. Hace que sientas, vibres con cada riff de la guitarra,  cierres los ojos y te imagines rodeado de gente con coronas de flores en un festival de los setenta. Miras al escenario y ves al genio de Ty dándolo todo. Rock psicodélico del bueno.  Grande. –Anna (Sofar Sounds Barcelona)-

Eric Fuentes/ Amb l’aigua al coll:
“Amb l’aigua al coll” es uno de los cortes de “Barcelona”, el triple disco de Eric Fuentes (The Unfinished Simpathy). Una canción de largo recorrido que descansa sobre una misma base rítmica pero que se enriquece con unas guitarras que alcanzan el papel de protagonistas; estallan, distorsionan y engrandecen una historia de desamor. La capacidad creativa de Eric tiene una gran aliciente también en la parte lírica de las canciones. Canta el deseo de felicidad a la persona que se deja de una forma dulce y pacífica. Y es capaz de convertir la tristeza en un estado esperanzador. En este tema nos grita al mismo tiempo que nos consuela, nos hiere a la vez que nos cura, y nos hace sufrir al tiempo que nos reconforta. -María Carbonell (Alquimia Sonora)-

Foo Fighters/ Outside:
Grabada en el mítico estudio de “El Rancho de la Luna” en Los Ángeles, Outside es la pieza clave de Sonic Highways. Es la canción que va más allá de todo aquello que ya habíamos visto de ellos. En parte, por la participación de Joe Walsh en mitad canción que la dilata y la profundiza con un solo casi minimalista en la que cada nota consigue llevarte al clímax. Outside confirma que Grohl, Hawkings y compañía todavía tienen ases guardados en la manga. –Genís Pena (indiecados)-

Hymn to the Pillory/ Nothing:
Podría afirmar que tiene todo (o casi todo) lo que hace que una canción me encante. Oscura por definición pero sin perder ese carácter eufórico que tanto transmite. En ella convergen en una perfecta proporción la angustia de vivir en un mundo hostil y la liberación que supone poder evadirte de él junto a alguien. Marca un antes y un después en la vida de todo melómano. -Patrick O. (Sonido Perfecto)-


I’m Not Part Of Me/ Cloud Nothings
:
Dylan Baldi ha utilizado Cloud Nothings, especialmente en sus dos últimos discos, como vehículo de catarsis personal, canalizando su angustia sorda, su crisis vital, de una forma que lo ha erigido como uno de los personajes claves de la música alternativa actual, con el que es fácil empatizar tras el muro de sonido que ha construido. Ya puede coquetear con el hardcore, rodearse de distorsión y estridencia a lo Hüsker Dü, que como los más grandes, sus canciones te atrapan más allá, tienen un gancho incuestionable. I’m Not Part Of Me aglutina todas las sensibilidades del sonido de su gran último disco, en una canción que tiene ínfulas de himno. –Nil Rubió (Culturamas)-

Rocket Flare/ Amen Dune:
Claramente “Love” no es el mejor disco del 2014, ni tan solo para mí. Y más aún si se tiene en cuenta otros de los discos del año también editados por Sacred Bones Records, como el último largo de Ty Segall. Pero también es cierto que los delicados arreglos y detalles que ofrecen Amen Dunes en este último LP merecen una mención especial.
Quitándole importancia a “Lonely Richard”, tema más escuchado y admirado por el colectivo, me decanté por “Rocket Flare” desde la primera escucha. Es dificil explicar la sensación que me producen los arpegios de las guitarras reverberadas en conjunto. Danzan entre ellas y más tarde readaptan el tempo para encolarse a la batería de forma suave. Supongo que es ese espíritu neo-psicodélico mezclado con las influencias del folk norteamericano el que le hace a uno teletransportarse frente a un bosque cubierto por niebla en el que solo reina la paz. Aunque el matiz que ofrece el violín de Sophie Trudeau (Godspeed You! Black Emperor) es el que realmente enfatiza la atmósfera hipnotizante de la canción. Una joya que para ser completamente perfecta solo tendría que alargar levemente su longitud.
-Nando Hervido (Hervir un Indie)-

Sharon Van Etten/ Afraid Of Nothing:
Probablemente no sea la canción que más he escuchado en este año pero sí que ha sido una de las que más me ha impactado. La intensidad y la armonía crece con el paso de los segundos, descubriéndonos en todo momento a la Sharon más frágil, sincera y espléndida que hemos visto en años. Apenas queda rastro de la coraza metálica enfudada en “Tramp”. Ahora lo que cuenta es la percepción de las emociones a flor de piel, con tacto y con plena conciencia de esta vidriosidad sentimental. -Pablo Porcar (Binaural)-


Glock & Roll/ Kewton
:
“Glock & Roll” salió a la luz en agosto en el podcast de Joy Orbison para la BBC radio, y se publicó este pasado Noviembre. Kowton tiene un don para las producciones, esta pista se construye a base de un puñado de elementos de percusión y una simple melodía, con una vocal repetitiva que no puedes quitártela de la cabeza. -Álvaro Gascó (Electrronicall)-

Mourn/ Your brain is made of candy:
Si debiera volver a elegir tan solo una canción de este 2014 me debatiría entre unas cuantas, mis cuotas de estrés subirían, perdería horas de sueño de nuevo, el podio mental que yo mismo me he montado cambiaría de orden varias veces al día, pero, al ponerme serio y riguroso, volvería a elegir “Your Brain is Made of Candy” de Mourn, la primera canción que me llegó del grupo y que no para de rondarme desde entonces.
Mourn son un grupo que nace del encuentro entre Jazz y Carla en su instituto, y tan solo un año después, y tras completar la banda con las incorporaciones de Leia y Antonio, la media de edad de la banda ya llega a la mayoria de edad y uno de sus temas ha sido colocado en Pitchfork como “Best New Track”, consiguiendo fichar por Captured Tracks y tener así distribución internacional. Ahí es nada, ¿no? Rezuman juventud, rock, dolor, y vida. Suenan a ciertas cosas de principios de los 90, pero mantienen su personalidad. Es rock del bueno, del que escuece y excita… y tengan ustedes por seguro que si MOURN fueran from UK, o from cualquier otro lugar que no fuera Spain, otro gallo cantaría. Larga vida a los cerebros de gominola, y valoren ustedes mismos el temazo en cuestión. -MrCat (Indielogía)-


Future Islands/ Seasons (Waiting on You)
:
Seasons (Waiting on You) ha sido una canción que ha sonado en muchos lugares este 2014. Desde que vi su aparición en Late Show With David Letterman, la canción -no sé si por sí misma o por la actuación de Samuel Herring- me atrapó desde el primer segundo. Un tema que puede parecer sencillo al principio, pero que lleva consigo una gran carga de dramatismo y que demuestra que Future Islands no han descuidado el más mínimo detalle. La emotividad no sólo transmitida a través de su melodía y la voz de Herring, sino también por una cuidada e intensa letra hacen que esta sea para mí la canción del año. -Eli (Mindies)-


Reigning Sound/ Never Coming Home
:
Qué discazo, “Shattered”: la banda de Memphis comandada por Greg Cartwright no abandona las querencias rock, pero deja que las canciones de su último disco se impregnen con el aroma del mejor soul de principios de los 70. Cuando quieren rockear (“My My”) se arriman sin tapujos a los Stones; cuando quieren conmover, lo hacen con delicias como esta “Never Coming Home”, en la que unos sencillos arreglos de cuerda tiñen de melancolía y tradición una melodía redonda, de esas que una vez escuchadas, se instalan para siempre en tu cabeza. Con seguridad, no aparecerá en muchas listas de lo mejor del año, pero en lo que a mí respecta, reinó indiscutiblemente en 2014. -Sr. Helvetica (The Songs We Love)-

Truckfighters/ The Chairman:
Los suecos Truckfighters entregan en su cuarto disco “Universe”, una buena dosis de stoner y fuzz, marca registrada de la casa, un álbum más maduro y con mucho magnetismo. Una de las canciones destacadas del disco es ‘The Chairman’, combinando la fuerza de sus riffs con voces melódicas y hasta más poperas pero manteniendo su sonido desértico y contundente como un mazazo en la cabeza. Un viaje lleno de distorsión y un tempo instrumental meticulosamente bien elaborado y muy incisivo.
‘The Chairman’, representa a la perfección lo que es “Universe”, un disco mejor producido, con una gama nueva de sonidos sin perder el salvajismo y la brutalidad de sus canciones míticas. La voz suena más limpia entre la maraña de riffs gruesos y un trabajo de coros llevado de buena manera pero siempre manteniendo la mala leche necesaria para un grupo como Truckfighters. -Sebas (Binaural)-Broken Bells/ After the disco:
Vaya estado de gracia el de Danger Mouse en los últimos años: produciendo discazos como los de Norah Jones o U2, sacando esta maravilla que comentamos, no descartando volver con Cee Lo en el grupo que triunfó con Crazy. James Mercer, pese a no estar tan activo con su grupo The Shins, sigue tan afinado como siempre. El segundo álbum lo descubrimos capitaneado por una canción que pese a su sencillez tiene una gran letra y no ha sido lo suficientemente valorada (tampoco el álbum). -Uri (L’alternativa musical)-

Tweens/ Be Mean:
En un año destacado para las bandas de chicas (Ex Hex, La Sera, Alvvays, Beverly, Honeyblood, Las Robertas…) el gato al agua, en cuanto a mejor canción se refiere, se lo han llevado Tweens. “Be Mean” es una canción sencilla, redonda, con ganchos por todos lados que golpean desde el primer segundo. Apenas poco más de 2 minutos de rabia juvenil para dejarnos claro que a ellas no les gustan buenos… lo de siempre. Y todos saltando.  -David (Crocoman)-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: