El día que la música se convirtió en magia

18 Nov

izal
Caminado por Liverpool Street, te haces una idea de donde estas, Londinum como la llamaban los romanos, aquella pequeña aldea es hoy la ciudad más poblada de la vieja Europa. Sin quitar mérito a conducir por la izquierda, Londres podría (si no lo es) ser capital Europea de la música. Mil estilos y sus mil formaciones nacieron a orillas del Támesis. Punk, Rock, Pop  y sus sucesivas etiquetas han tenido aquí o bien su cuna de nacimiento, o han servido como decorado para su época de esplendor.  Londres rezuma la idiosincrasia del señor Costello, mezclada con el “Punk not dead” del señor Vicius, junto a la neo-psicodelia de Kasabian  y la solidaria del mural del “No Pasaran” de Portobello Street. Dando refugio, como entonces al igual que ahora, a la oleada migratoria de personas de nuestro estado, buscando cobijo y oportunidad, ya que aquí no hay. En definitiva una ciudad invivible pero insustituible.

Un sábado cualquiera del mes de Octubre esta capital federal del sonido, acogía un concierto, dentro del certamen ROCK SIN SUBTITULOS un tanto especial, especial por la distancia de nacimiento de la banda y sobre todo porque esta fecha culminaría a un inolvidable año, en el cual han sido cabeza de cartel en los festivales más importantes del estado, un año redondo para IZAL.

IZAL  comparte nombre con una localidad de Pamplona y a su vez apellido de su vocalista Mikel, un grupo difícil de definir, incluso de origen, con una andadura de unos cuatro años de su fundación, una formación curiosa, siendo esto el hilo conductor para llegar a conocerlos… que hay mejor que sentir curiosidad por algo?.

La cita de hoy es en el Scala, céntrica, de aforo reducido (en cuanto a Londres se refiere) con dos plantas y con una acústica muy decente aun siendo discoteca. (Vamos un sitio para escuchar un concierto). Muy cerca de la estación de King’s Cross, la única en el mundo, con trenes directo a Howarts, desde el andén 9 ¾, muy frecuentada por el mago Potter, coincidencia la proximidad de la sala?… No lo creemos, puesto que el cariz mágico es una de las muchas habilidades de IZAL.

Típicas colas y tediosos registros, nos adentramos en el interior de la sala, con más gente fuera que dentro del recinto, el concierto se retrasaría, la magnitud de la magia no llegaba para tanto. Bien encaminado a las once de la noche el quinteto madrileño, vaso de vino en mano, hacia presencia en la ya abarrotada sala. Comenzaba la magia, primeros arpegios de“Despedida” con un rotundo “-Buenas noches Londreeeeeees-“. Pocos compases,  empezamos a descifrar la contundencia que atesoran, huyendo del estilo en el cual se engloban. Ya en la expresión  de la cara de estos buenos chicos, se puede ver lo especial de la cita, a tantísimos kilómetros de tu casa, un “sould out” (nunca mejor escrito) en idioma autóctono de donde tocas, justifica el disfrutar de sus caras. Y seguidamente, después de descubrir que en el público no solo hay españoles, comienza “Hambre” del último trabajo, un auténtico collage de ritmos y estilos, con “Jenna Fischer”  nada más lejos de relajarnos, sirvió, de igual manera que en su campaña de crowdfunding, para enamorar a cada uno de los asistentes, contundencia como marca de la casa y unas teclas acompañadas de un solo que roza la siempre “Vintage” psicodelia. Llegamos a un nexo en este directo, con “Palos de ciego” dejando claro la manera tan curiosa y especial, que tiene IZAL, al hacer canciones. Con un comienzo sutil a golpe de Acústica y voz, carente de estribillo, dos partes una que te susurra y otra que te hace moverte trasladando una gran voluntad. Llegado a este momento, de apoteosis escénica, llega el primer “As” del quinteto: el pequeño Ukelele, presentado con honores, junto a su curiosa fábula, de cómo acabo en IZAL,  de la búsqueda de un nuevo timbre. Si  cierto es, que es la alternativa más barata, pero es justo decir, que es utilizado a la perfección por los estos chicos. Y más cuando este pequeño instrumento guarda connotaciones tan nostálgicas, porque, quien no se enamoró de Marylin y su ukelele? (el que suscribe, a partes iguales) en la famosa escena de con faldas y a lo loco.

Añoranzas sentimentales aparte, comienza “Que bien”  Un auténtico himno de la alegría, a ritmo de esa asombrosa manera de perder las formas y que forma de perder las maneras, sonreír es una manera de estar vivo. Un chato de vino (no sabes denominación) y a seguir, Mikel arenga a los suyos y a los presentes en el comienzo de “Toxica” volvemos al último disco “Agujeros de gusano” en su décimo corte, nos encontramos con una canción “para directo”, un apelativo sin desmerecer. Al decir “para directo” es para poder disfrutarla en su amplio apogeo. Enérgica, de las más compleja del nuevo disco y eso se nota en el escenario. La noche no decaía, ni el frío otoño londinense nos doblegaba, ya éramos mayoría bailando con la energía que nos regalaba IZAL en perlas como “Agujeros de gusano” “Tu continente” sonaban un detrás de otra, sonaban antiguos temas que por tiempo, en festivales no llegaron a sonar. Y con esto llegábamos al acto final, un chasquido de dedos a ritmo de una guitarra bien afilada, empieza a sonar  “Pánico práctico” Mas lejos de decir adiós el vertiginoso ritmo del concierto, IZAL da un nuevo giro de tuerca en un directo apoteósico con “Prueba y error” impresiona una magistral batería,  junto al arpegio. Dinámica y armonía en estado puro, traducido para los no entendidos: IZAL en estado puro.

Y llego el final, no podía ser otra que  “La mujer de verde” rescatando a cada uno de los asistentes, corte muy bien elegido para cerrar una noche especial.

Y con ese gran sabor de boca triunfalista, de un éxito más que lógico: El de llegar a la (seguramente) capital europea de la música y dar este espectáculo de magia y efectos especiales, solo está a la altura de unos pocos.

Volviendo de Londres,  otra vez a la rutina, apuntamos la fecha del  18 de Noviembre, en el cual IZAL lanzara una caja que contendrá el DVD con el concierto íntegro del Sonorama , junto a los dos LPs de “Magia y efectos especiales” y “Agujeros de gusano”. A partir de ese día, recordaremos  esa fecha como EL DÍA QUE LA MÚSICA SE CONVIRTIÓ EN MAGIA, porque nunca la magia sonó tan bien.

Texto: A. Makeda
Foto: A. Ghalib

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: