Crítica de Forcefield, el nuevo álbum de Tokyo Police Club

20 Mar

ForcefieldNunca he sido muy fanático de criticar los trabajos de los demás, pero veamos qué de nuevo nos ha traído el cuarto álbum de Tokyo Police Club. No se cuanta afición ha generado este grupo en España, pero por lo que he visto a lo largo de los años no demasiada. Todo lo contrario que en América; en Canadá -su país natal- y Estados Unidos siempre han estado presentes en los medios de comunicación y han deambulado por incontables giras. El caso es que TPC siempre ha sido una banda a la que he tenido muy en cuenta desde que empezó hará ya ocho años. Desde entonces su marcha ha ido de bien a mejor y, si bien,  la llegada de Forcefield había despertado en mi mucha curiosidad y expectación porque al fin y al cabo supondría, sino el paso definitivo, el trabajo que confirmaría que la banda ha crecido debidamente. 

Si bien, la evolución del grupo desde se debut (A Lesson In Crime 2006) ha sido muy natural. Algo que siempre he valorado muy positivamente de ellos es que nunca han apostado por instaurar un sonido diferente, sino que siempre han sido más partidarios de innovar la forma de presentar los temas. Tal vez la cumbre estética que consiguieron con Champ les haya pasado factura en este nuevo trabajo, pero queda bastante claro que Forcefield difiere en bastantes aspectos de sus antecesores.

El sonido es uno de los aspectos que más destacaría. Me da la sensación de que Monks ha querido apostar por un sonido más comercial. Al menos es lo que deja entrever con “Miserable”, “Beaches” y “Toy Guns“: dobles voces, poco protagonismo de las guitarras y un sonido que siempre se pierde en su eco. Toda una declaración de intenciones tratándose de los primeros temas que descubrimos del álbum.  Por otra parte, existe cierto empaque en su sonido con una estética futurista que no termina de ser del todo evidente. Aunque si bien aciertan en no proponer esa nueva línea de golpe. “Argentina Part (I, II, III)” llegó en su momento como primer bocado del disco y ahora lo hace como ideal corte de apertura. Con ella la cosa promete y mucho, sobre todo tras escuchar estos polifacéticos ocho minutos y medio en los que hay momentos para todo: júbilo, lamento, serenidad, melancolía… El tema más reconocible (que no el más espléndido) es el single “Hot Tongiht“, que nos ofrece, ahora sí, unas guitarras arrolladoras marca de la casa y unos coros directos sin manipulaciones. “Tunnel Vision“, tercer single del álbum, ofrece seguramente la versión más rockera de Forcefield con un imponente bajo y un buen juego de guitarras -aunque insisto, pese a ser el más rockero no casaría del todo con sus anteriores trabajos-.

Aunque todo hay que decirlo, el grupo parece sentirse cada vez más cómodo con sus ideas a medida que transcurre su faena. Superamos ya la mitad del largo con un tema original, “Throug the Wire“, donde los canadienses hacen gala de su buenas aptitudes para fabricar pistas melódicas e infecciosas. Similar es el caso de “Feel the Effects” tema que sigue los pasos de los primeros tracks y que concluye el trabajo con un pasaje tranquilo y un I feel the effect remolón que, en efecto, termina enganchándote con rapidez.

No obstante, el tema que he reservado para el final y que ha terminado por sacarme una sonrisa tras escuchar un trabajo del que no las tenía todas ha sido “Gonna Be Ready“. Al igual que la extensa Argentina Part (I, II, III), Monks nos brinda un tema redondo, con cambios de ritmo, polifacético, potente y, porque no decirlo, muy diferente. Con él nos despedimos de Forcefield, un trabajo cuyo minutaje se queda algo corto tras cuatro años de espera pero que en cualquier caso se erige con nuevas ideas que parecen cuajar cada vez más con las escuchas. Pese a perder la inmediatez de sus inicios y explorar terrenos algo arriesgados para su marca personal, Tokyo  Police Club da síntomas evidentes de que aún están en época de crecimiento lo cual me satisface y me hace albergar la esperanza de que su mejor versión aún está por llegar.

Anuncios

3 comentarios to “Crítica de Forcefield, el nuevo álbum de Tokyo Police Club”

  1. Patricio Ortiz marzo 25, 2014 a 7:34 pm #

    Muy guapa la entrada… Acertadísimas palabras para este trabajo…

    • MRiba marzo 25, 2014 a 9:00 pm #

      Gracias Patricio, espero ver tu reseña pronto 😉

Trackbacks/Pingbacks

  1. El memorable encuentro con Tokyo Police Club | Indiecados - abril 11, 2014

    […] aforo de una sala comparable con un Razz 3 de Barcelona. No creo que su nuevo disco (trabajo que no terminó de convencerme) haya tenido algo que ver, porque si algo estaba claro es que ver un directo suyo podía ser una […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: