Kitsch ¿Acierto o error?

21 Ene

En el post de hoy Victor M. nos trae un breve análisis sobre el diseño de las portadas de algunos de los discos más influyentes de estos últimos años…

Antes de todo, conviene destacar que por kitsch se entiende el arte que es considerado como una copia inferior de un estilo existente. Como hemos visto a lo largo de estos dos últims años, son muchas las portadas que remiten a ese arte libre de mezclar distintos estilos ya existentes para provocar o llamar la atención. Algunos diseñadores aciertan, en cambio hay otros que parecen haber tenido el peor de sus días.

Reflektor

Como no podría ser de otra forma, la portada que lidera nuestra lista es la del ya reseñado “Reflektor” de unos Arcade Fire cada vez más masivos. La portada de su diseñadora por excelencia, Caroline Robert, nos mezcla una escultura griega, como elemento central, junto con una textura mineral de lo más cósmica. Cabe decir que nada es gratuito y es que el disco sigue un orden que remite directamente a la estructura de un mito griego; el sobresalto (Reflektor, We exist…) la violencia por la separación (Here comes the night…) y una reunión final (Awful Sound, It’s never ver…), en ocasiones exitosa y en otras no tanto. La ninfa, Eurídice, y el músico Orfeo, son los protagonistas de la portada de un Reflektor que nos hace bailar a ritmo de latigazos. Sin duda Caroline Robert tuvo un buen día.

Mosquito

El diseñador que no pasó muy buen día es Beomsik Shimbe Shim. El japonés diseñó una portada digna de mención, no por la calidad del nuevo disco de los neoyorkinos, que personalmente concluye con una evolución en picado de su trayectoria, sino por la mala jugada que les gastó a Karen O y compañía. Que alguien me explique a quien se le ocurre mezclar un dibujo digital de un mosquito gigante atrapando a un bebé junto con esas letras rosas y amarillas cubiertas por un moco verde. Si lo que buscaban era llamar nuestra atención lo consiguieron, sin duda, la portada es de lo más kitsch. Cuenta con una tipografía que nos recuerda al cine de serie B junto con un diseño digital en 3D de lo más siniestro. Sin duda, su diseñador no tuvo su mejor día.

 

Yeezus

Pese a ser un rapero como tal, con su ego por las nubes, sus teorías sobre su papel en la tierra y todo lo demás, Kenny West se ha ganado su respeto entre la crítica más alternativa debido a su afán por cambiar los parámetros establecidos en el cerrado mundo del rap. Su reciente disco “Yeezus” ha conseguido colarse en la mayoría de top10 de disco del año. Lo curioso de su portada, no es el resultado final (que también), sino su proceso. La agencia DONDA, que él mismo fundó, fue la encargada de la dirección de arte del disco. Como vemos, la prima portada que surgió es presenta un acabado de lo más kitsch; primero nos cubre todo el disco con una especie de foto en blanco y negro con lo que podrían ser unas espinas, haciendo referencia a la corona de espinas de Jesús de Nazaret, de ahí “Yeezus”, sí, muy pretencioso por su parte, todo hay que decirlo. Por si no fuera poco estamparon una especie de cara de Jesús echa con papel de plata dorado un poco distorsionada. Para acabar de rematar esta pintoresca portada colocaron el elemento que más adelante distinguiría el disco, una pegatina lateral de color rojo con el nombre Yeezus escrito a mano. La segunda propuesta (menos mal que se dieron cuenta de la gravedad de la portada anterior), elimina cualquier indicio de Jesús, gracias a dios, y mantiene la misma pegatina, arrugada y escrita a mano. Finalmente en el momento de la publicación del disco, se optó por pegar bien la pegatina y no escribir nada de nada. El resultado no es para nada kitsch, más bien es muy minimalista, es su sencillez la que la hace atractiva. Sin duda alguna el estudio DONDA hizo un gran trabajo.

AC

Los de Baltimore publicaron su noveno álbum este 2013 bajo la dirección de arte de Abby Portner, la hermana del guitarra y vocalista de la banda. Su nuevo disco sorprende por ser un paso atrás y uno adelante, y es que nuestro querido Panda Bear, vuelve a aporrear la batería haciendo de Animal Collective un grupo de rock. El disco crece con fuerza a base de ciencia ficción y ritmos tropicales que es lo que suponemos que intentó plasmar Portner en la portada del disco. Aun así lo kitsch de la cuestión es que la mezcla entre esa textura digital junto con lo que parece una boca trazada en las primeras clases de Illustrator, no acaba de funcionar. Por si no fuera poco desenfocamos una imagen de la banda y la introducimos dentro de la magnífica boca. Definitivamente, una mala portada para un muy buen disco.

Victoria Mística

El nuevo disco de Triangulo de Amor Bizarro estaba destinado a revolucionar la escena nacional de arriba a bajo, y es que su Victoria Mística llega después de muchos atrasos y muchas expectativas, en su mejor momento. Los gallegos han jugado bien sus cartas manteniendo esas distorsiones y esas letras desgarradoras que les caracterizan junto con unos destellos más pop. No nos alteremos, sus bases siguen siendo noise-rock o post-rock, pero esos toques pop hacen de este disco una pequeña pluma ligera pero afilada. La dirección de arte fue a cargo del diseñador Diego Delgado. El español, muy solicitado en el panorama nacional, consiguió la cesión de la obra de Rubens “Lucha de San Jorge y el Dragón” para convertirla en la cara del disco. La portada cumple los requisitos para considerarse kitsch, pero en este caso, el resultado es excelente. Conserva el clasicismo y elegancia de la pieza original junto con un dañado digital muy frio y sutil, atributos que serían totalmente extrapolables al sonido del disco. La elegancia y majestuosidad más barroca con la frialdad del mundo actual, oscuro y digital.

DjangoLa portada del disco homónimo de Django Django ha formado parte de las listas de mejores y peores portadas del año. La psicodelia vuelve a estar de moda y los Django están ahí para conquistarnos con su primer largo. No es un disco fácil, cuesta entrar, pero cuando entras, te atrapa. Su directora de arte habitual Kim Coleman, autora de la mayoría de sus vídeos y portadas, ha intentado plasmar de alguna forma un disco difícil de representar. Un desierto con su arena y sus dunas, bien, con lo que parece ser un sobrero hecho trizas encima, mal. Digo un sombrero porque es lo que más se ha comentado en la red, aunque bien podría ser un ratón espacial o los restos de un lápiz color psicodelia. Supongo que no he descubierto nada y la intención de Coleman era esa, un portada rara para un disco raro (que no malo), pero probablemente había otros caminos para ilustrar el disco.

Anuncios

Una respuesta to “Kitsch ¿Acierto o error?”

  1. patro20 enero 21, 2014 a 5:30 pm #

    Categorizaría a Triángulo de Amor Bizarro como noise pop y no noise rock o post rock

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: