Crónica del mágico concierto de Daughter en Barcelona

3 Dic

DaughterElena Tonra aparece vestida toda de negro. Se esconde detrás del micro y empiezan a sonar los primeros compases de “Still”.  El sonido empieza a envolver la sala que colgaba el “Sold out” días antes del concierto. Silencio entre el público. Silencio y bocas abiertas, y es que solo con escuchar dos segundos de la adorable voz de Tonra, todos los asistentes nos enamoramos – si no lo estábamos ya – de la ternura con la que los londinenses Daughter acarician la música.
Los que tuvimos la suerte de asistir a su primer concierto en España  – en el frío escenario “Vice” del Primavera Sound 2013-  ya nos dimos cuenta de que tienen algo especial que los ha llevado a estar dónde están. Y éso que los distingue se plasma en un detalle: La sonrisa de Elena Tonra.  Su sonrisa, junto  a unas palabras que parecen recitadas al oído entre canción y canción, representa la humildad y la sencillez del grupo, que tiene un total respeto y admiración por el público que les sigue. No se creen lo que están viviendo y eso les hace aún más grandes.

Daughter1El trío formado por Igor Haefeli (guitarra y bajo), Remi Aguilella (batería) y Elena Tonra (voz, guitarra y bajo) salieron acompañados de un cuarto miembro (teclados) a defender su “If you leave”(2013)  que se vio reforzado por temas de sus anteriores EP. La banda británica se dio prisa en demostrar su gran habilidad en dar dos caras a sus temas. La cara del disco, su faceta más íntima en la que solo la voz de Tonra y un arpegio de guitarra son capaces de crear una combinación tremendamente hechizante, ante la que apetece cerrar los ojos y simplemente dejarse llevar. Y por otro lado, la cara del directo, en la que pudimos ver a Igor jugueteando con sus pedales y manejando con destreza un arco de violín a lo más puro estilo Jonsi (Sigur Ros), y en la que todo el grupo unía fuerzas para alcanzar el clímax musical en canciones como “Love”, “Human” o “Tomorrow”.

Los temas funcionaron del primero al último. Des de los “compuestos en mi habitación hace ya unos años”, tal y como confesó Igor con su tímida voz acorde con la de Tonra (“Landfill”, “Candles”), a los más actuales como “Winter”, canción con la que se abre su álbum debut. La química con el público fue absoluta. La confianza se fue forjando tema tras tema y cada vez que Tonra hablaba, aumentaba la sensación de magia. “Youth” fue la síntesis de todo el concierto. Íntima i energética. Arrancó los cánticos del público, los bailes poseídos de Haefeli y los primeros movimientos fuera del micro de Elena. Todo ello decorado con unas luces que embellecían aún más la Sala Apolo.  Podía haber sido el final perfecto. Pero si algo aprendimos de Daughter es que tienen un sexto sentido – del cual carecen la mayoría de artistas- que les lleva siempre a actuar con la misma ilusión con la que los fans acuden a sus conciertos. Y con esa ilusión nos presentaron la mimada cover de Daft Punk, “Get Lucky”, para poner el broche final a una brillante actuación.

Daughter expresa grandeza con armas como la suavidad y la senzillez. Pocos grupos son capaces de convencer tanto con tan poco.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: