Madurez y elegancia. El nuevo rol de los Arctic Monkeys

18 Nov

AM

Concierto Arctic Monkeys en el Pavelló Olímpic de Badalona. Foto: Quim Casadó

Si hace 6 años, después de su publicación de Favourite Worst Nightmare Tour (2007) , hubiésemos visto el concierto de Arctic Monkeys del sábado pasado en el Pavelló Olímpic de Badalona,  seguramente pediríamos que nos devolvieran el dinero. Sin embargo, parece que el grupo de Sheffield no son los únicos que han madurado. Su público también. De los saltos, los gritos y la cerveza derramada a los móviles y mecheros encendidos siguiendo el lento “tempo” de las múltiples baladas que nos regalaron los monos.

La cuestión, y aquí entramos a discutir porqué son consideradas una de las mejores bandas del siglo XXI, es que el grupo dirigido por un majestuoso Alex Turner sabe cómo seguir conquistando a la gente, tanto con sus dos últimos discos, como con su directo. Quizás porque su sonido sigue siendo contundente. Quizás porque siguen existiendo temas como “Arabella”, “Snap It Out” o el ya exitazo “Are U Mine”- con la que acabaron el concierto-  que dejan pinceladas del sonido de anteriores trabajos. O quizás porque simplemente todo lo que se proponen hacer, lo hacen bien. Y para llegar a esa conclusión nos bastó con oír el primer riff del concierto. La pegadiza “Do I Wanna Know” se abría paso con una sonido estremecedor, con la guitarra de Turner y la batería de Matt Helders – impecable durante toda la noche – combinadas con unas luces y una puesta en escena poderosa.
Los británicos han aceptado su papel de líderes en el rock alternativo y eso se vio reflejado en Turner. De los pitillos y pelo largo, al traje y peine para dar forma a su tupé. Del niño rebelde, al mito. El vocalista de los monos acoge un protagonismo abrumador. A su habilidad con las letras y a su adictiva voz , se le suma ahora una actitud señorial, poderosa, en la cual se desenvuelve a la perfección.

AM1En la primera parte del concierto rápidamente soltaron bombas como “Teddy Picker” u “Old Yellow Bricks”, canciones que el público agradeció muchísimo y con las que vimos que no se han olvidado de lo que un día fueron. El cuarteto llevó consigo a tres músicos más encima del escenario (teclados, guitarra y percusión) y los temas de sus dos últimos álbumes, Suck It And See (2012) AM (2013) , lo agradecieron. Y de qué manera.  “One for the Road” y “Why’d You Only Call Me When You’re High” apuntaron muy alto y la profesionalidad de los británicos se demostró, una vez más, con los brillantes coros de Matt Henders (batería) y Nick O’Malley (bajo). La faceta más acústica la deleitaron temas como “Cornestone”, “I wanna be yours”, la balada del nuevo disco que desató la ternura en el pabellón,  y una inesperada – al menos en este formato – “Mardy Bum”.

¿Fallos? Sí. Aunque sonó “I Bet You Look Good On the Dance Floor” muchos no quedarían satisfechos al ver que no tocaban himnos como “When The Sun Goes Down” o “505”.  Eso, sumado a su hora y veinte minutos de concierto es de lo poco que se les puede reprochar.  Puede que queden algunos antiguos fans que se resistan a ser conquistados, pero su directo no da lugar a dudas. El nuevo rol de los Arctic Monkeys los sigue dejando en lo más alto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: