“Estaba de parranda”

15 Nov

LondonCorría el año 1975 cuando una marea humana se dirigía a la sucursal de la BBC en Londres clamando por más rock & roll en la emisora líder del país. Las ventas de discos arrasaban en todas las tiendas musicales y nuevos grupos del viejo y nuevo continente se convertían en líderes absolutos de una nueva generación totalmente enloquecida por su música.

Una forma de sentir y bailar que empieza a enfebrecer a los jóvenes que ven en ella la vía para canalizar sus ansias de disconformidad y rebeldía. Tres décadas doradas de rock & roll que claudicaron con la entrada del nuevo siglo para dar paso a las divas del pop y el hip-hop.

RSSLas bases pregrabadas, los ordenadores y las nuevas tecnologías musicales se han ante puesto claramente a la guitarra, denominador común de todo grupo de rock. Solo tres canciones de este estilo aparecieron entre las 100 más vendidas del año pasado en una lista llena de hip-hop, R&B contemporáneo, pop y un sinfín de subgéneros. Los grupos de ahora me parecen poco serios, les falta reírse de sí mismos. Esa alegría desenfadada, ese canallismo de la escuela de los Rollings o de Chuck Berry… Eso eran milagros, y a día de hoy parece imposible que sigan apareciendo. A pesar de todo, el rock (& roll) no ha estado ni está muerto: el rock tiene una cierta alegría hacia si mismo, una sensación de celebración, nos hace saltar y vibrar; un género de ritmo marcado y de conducción veloz. Es posiblemente la primera muestra de cultura popular plena y totalmente documentada desde su inicio, fin y retorno.

The HivesRock no es necesariamente una música emocional, pero sí una experiencia emocional. Entonces, ¿dónde está el rock? Esa es la cosa. Hay que preguntar. Hay que mirar. Hay que buscar detrás de las piedras, mover rocas y bajar a las madrigueras; buscar “artistas similares” en Spotify. Pero está ahí, existe y sigue teniendo a sus fieles.

Claros ejemplos que tenemos hoy en día son la banda de Miami, Florida, los Torche, una banda de lodo grandilocuente llena de poder y furia. Los Deftones, que con su Trash Talk nos recuerdan a esas épocas sin ley. Titus Andronicus, banda de Nueva Jersey con un nombre que rememora la tragedia más violenta de William Shakespeare. Foo Fighters, The Hives, Three Days Grave, Rise Against, … y podríamos seguir con grupos que siguen llenando salas de medio mundo.

RRHay algo a la vuelta de la esquina y ya se está empezando a sentir. La crisis económica también puede acelerar el renacimiento. El rock más interesante surge de períodos de austeridad, y nos encontramos inmersos en la mayor crisis vivida por el mundo contemporáneo. Tal vez los gobiernos conservadores generan un rock más desafiante; ahora tenemos uno. La música es una actividad cíclica en la cual, según el porvenir de la sociedad, van y vienen nuevos movimientos. Por ello, que nadie se atreva a afirmar que el rock ha muerto, únicamente estaba de parranda.

*Por Victor Casanovas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: